Por: Mary Luz Gómez A. - © 2011 www.modales.co

Cuando de nuestra imagen se trata, es importante comunicar en nuestro exterior, toda la belleza y elegancia que poseemos en nuestro ser interior.

Aunque nos tildemos de ser personas comunes, dentro de sí mismos también somos únicas y por eso nuestra apariencia física dice mucho de nosotros.

“Como te ven, te tratan” y eso es algo que podemos modificar para que los demás nos vean y nos traten con el respeto que merecemos, causando siempre una buena impresión.

Nuestra apariencia física, nuestro vestuario, nuestra habitación y todos nuestros actos en sí, son agradables a otros, si se hacen correctamente dentro del orden y la limpieza.

El aseo personal implica tiempo imprescindible y jamás debemos pasar por alto cada detalle: desde el momento del baño, aplicar el desodorante, peinar el cabello, el aseo de nuestros dientes, y la afeitada diaria.

El lavado de manos frecuente, el arreglo de las uñas, que siempre estén cortas para los hombres y limpias y pintadas para las mujeres.

Si transpiramos mucho, vigilar con frecuencia de quitar el sudor que se ve desagradable sea en nuestro rostro o en nuestro cuerpo.

En cuanto al vestuario, puede ser elegante o informal, pero siempre debe estar limpio.  Además no debemos llevar ninguna prenda rota, ni arrugada.  El cambio de la ropa debe hacerse diariamente. Las pijamas y ropa interior con mayor razón deben estar impecables.

Y aunque tengamos prisa, no debemos olvidar, limpiar el calzado que no luce acorde con el resto del atuendo, más bien con tiempo, revisar el estado del bolso, zapatos u otros accesorios como chaquetas o cinturones.

Estos son algunos tips importantes y muy básicos en cuanto al aseo personal, para los que quieren verse y sentirse bien, respetando “normas de comportamiento y etiqueta” de manera muy general.

Además estando bien contigo mismo, proyectas lo mismo hacia afuera, y tus actos y forma de comportarte también se ven afectados de forma positiva, en la consecución de todo aquello que te propongas.

Porque aunque vivimos en una sociedad moderna, un tanto práctica y las “reglas de etiqueta” suelen ser bastante flexibles, nunca deben olvidarse, porque son las que le dan el toque elegante y de cierta distinción frente a los demás.